Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Sugestiones de quienes desea rechazar la obra de Dios


Pero los judíos no creían que él había sido ciego, y que había recibido la vista, hasta que llamaron a los padres del que había recibido la vista, y les preguntaron, diciendo: ¿Es éste vuestro hijo, el que vosotros decís que nació ciego? ¿Cómo, pues, ve ahora? Sus padres respondieron y les dijeron: Sabemos que éste es nuestro hijo, y que nació ciego; pero cómo vea ahora, no lo sabemos; o quién le haya abierto los ojos, nosotros tampoco lo sabemos; edad tiene, preguntadle a él; él hablará por sí mismo. Esto dijeron sus padres, porque tenían miedo de los judíos, por cuanto los judíos ya habían acordado que, si alguno confesase que Jesús era el Mesías, fuera expulsado de la sinagoga. Por eso dijeron sus padres: Edad tiene, preguntadle a él. (Jn. 9:18-23)


Los fariseos no quedaron contentos con que este hombre reconociera a Jesús como profeta, cuando no respetaba las normas de ellos, pero tampoco aceptaban el testimonio claro de este hombre a quien las personas conocían como ciego de nacimiento. Así que, las personas pudieran estar equivocadas así que, llaman a sus padres, además lo sugestionan infiriendo que ellos decían que había nacido ciego, sin embargo, ahora estaba viendo, como ustedes explican tal cosa, los padres pudieron pensar en (Ex. 23:1-2) y en las implicaciones si ellos hubieran mentido o mienten al respeto, los padres se atemorizan ante el escenario, porque no querían ser señalados como herejes o malvados (Vv. 22-23). Ellos saben que es su hijo, están contentos con el evento, pero tienen temor de que se pueda percibir que, como su hijo, señalen cualidades divinas en Jesús, su sanador. Ellos negaron a Cristo por guardar su religiosidad (Mt. 10:33)


Los padres ciertamente fueron cautelosos, y no quisieron afirmar más que, los hechos que no atentarían contra su integridad física, “En varios aspectos, este evento nos muestra, la presión y temor con la que el pueblo vivía con relación a las imposiciones que los fariseos influían sobre ellos” Así que, además identifican que ya ellos no son los responsables legales de su hijo, y que si ellos querían alguna conclusión necesitaban hablar con el mismo. Ellos no deseaban que ninguna persona identificara a Jesús como algún enviado de Dios, pues tomarían represarías contra tal persona. Así que simplemente, estos hombres no tienen más que simplemente despedir a los padres viendo que no pudieron crear el miedo o las declaraciones que ellos querían, puesto que irían, contra la verdad de los acontecimientos que habían pasado, aquí una vez más, vemos a los fariseos endureciendo el corazón, rechazando a los testigos, al hombre sanado, a los padres y la fama que tenía Jesús por eventos como este.


Es muy común encontrarnos con personas que, utilizaran todo tipo de sugestiones con tal de que, pensemos que necesitamos algún tipo de vida religiosa afectada por ideologías personales, otros, intentaran sugestionar la fe de verdaderos creyentes amenazándolos con alejarse o rechazarlos de la amistad con ellos, a las que muchos ceden, vendiendo sus valores o ignorando que esas no son amistades convenientes (1 Co. 15:33). Las personas en ocasiones verán la obra de Dios manifiesta en una persona, ven el cambio, ven el nuevo compromiso y la vida que lleva dicho creyente, y serán instrumentos del enemigo, atacando su fe, tentando su nuevo compromiso invitándolo a participar de eventos o lugares que simplemente harán que se mofen de su fe, si logran contaminarlo, no permita que ninguna persona, le haga negar, las maravillas que Dios ha hecho en su vida, es mejor alejarse de dichas personas (Mt. 5:29). No permitas que las personas, sistemas religiosos, políticos o filosóficos, te hagan retroceder de aquello que has experimentado, no cedas a las sugestiones porque mayor es el que está en ti (1 Jn. 4:4)


Hermanos, por diversas razones en algún momento tendremos que dar razones de nuestra fe, o por amor a la obra evangelística o por las malas intenciones o incredulidad de los no creyentes, el llamado primario aquí es tener una fe firme, y conocer más acerca de aquello que hemos creído para presentar, respuestas claras y misericordiosas a favor de aquellos que teniendo endurecido el corazón desean algún tipo de explicación del cambio que Dios opera en nuestras vidas (1 P. 3:15), también otros intentarán confirmar con nuestro entorno si nuestra fe es genuina, por lo cual, es también importante, vivir una vida digna del evangelio cuando interactuamos con aquellas personas que nos rodean (Fil. 2:15). No ceda a las sugestiones o amenazas de los demás para negar su fe, ya nuestro Señor venció y somos más que vencedores junto a Él (Ro. 8:37).


Amigo, entiendo que existen muchas presiones sobre ti, que sabes que hay un creador de todas las cosas, es importante que, no cedas a las ofertas pasajeras o la intimidación que personas, sistemas o el mundo enemigo intenta obrar en tu corazón, porque lo que está en juego es tu alma, la misma que Jesús murió en la cruz para salvar, pero esto no sucederá hasta que entiendas tu pecado, lo grave junto a sus consecuencias, para que recibas por fe el perdón y la salvación que tanto necesitas, este llamado no es sugestivo, es una advertencia para que consideres, el costo de vivir y morir sin Cristo (Ap. 20:14-15, He. 9:27). Dios te bendiga


Acompáñanos a leer la Biblia en un año: Genesis 4-6

Facebook
WhatsApp

Leave a comment

Conéctate con nosotros
Fokkerweg 26

Copyright © IBJR 2022. Todos los derechos reservados.