Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La firmeza de quienes experimentan el amor de Dios 

Entonces volvieron a llamar al hombre que había sido ciego, y le dijeron: Da gloria a Dios; nosotros sabemos que ese hombre es pecador. Entonces él respondió y dijo: Si es pecador, no lo sé; una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo. Le volvieron a decir: ¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos? El les respondió: Ya os lo he dicho, y no habéis querido oír; ¿por qué lo queréis oír otra vez? ¿Queréis también vosotros haceros sus discípulos? Y le injuriaron, y dijeron: Tú eres su discípulo; pero nosotros, discípulos de Moisés somos. Nosotros sabemos que Dios ha hablado a Moisés; pero respecto a ése, no sabemos de dónde sea. (Jn. 9:24-29


En la continuación de este relato, nos encontramos con que los fariseos, no estaban dispuestos a reconocer la obra que Cristo había hecho con este hombre, así que le incitan a que diera gloria a Dios, no a Jesucristo, esto, para que la atención no fuera sobre El, ya que evidenciaba lo superficial de la religiosidad que practicaban. A diferencia del caso de Acán (Jos. 7:19), ellos no lo están invitando a explicar lo que en realidad paso, sino que, estaban intentando opacar su fe, pero el, estaba completamente convicto de lo que había pasado en su vida, así que simplemente, mantiene sus convicciones, a pesar de la incredulidad y la obstinación de ellos, esta fue la prueba de fuego que como dice Santiago debería resistir ante los implacables intentos de los religiosos (Stgo. 4:7).  

Su firmeza no solo define que está seguro de que había recibido un milagro de Dios y que EL medio que uso es Cristo, sino que, tiene la osadía de invitarles a ellos a creer, luego de haberles llamado incrédulos y duros de corazón, cosas que Esteban como Cristo ya había identificado en ellos (Hch. 7:51), esto les enfurece de tal manera que, desalmados por su osadía y fe, apelan una vez a su compromiso con Moisés, y por un pequeño momento fueron sinceros, no sabían acerca de Cristo, porque simplemente no les intereso darse la oportunidad de conocerle, sino que todo el tiempo fueron contrarios a su mensaje, de igual manera, estaban dispuestos a ir en contra de todos aquellos que no siguieran sus normas, aunque la misma ley, había prometido que, aun los gentiles serian alcanzados por la verdad (Gn. 12:1-3), pero ellos, no estaban dispuestos aceptar esta verdad por su religiosidad.  


El mundo que nos rodea, intentara todo tipo de artimañas para apártanos de la verdad, usara imposiciones sociales, utilizara la persecución, los medios de comunicación, etc. Todo para presionar y forzar a los creyentes a desistir de su verdad, no solo se resisten a creer, sino que, se sienten amenazados por todos aquellos que han aceptado el vivir la verdad de Dios. Como hijos de Dios, hemos de permanecer fieles a verdad del evangelio que hemos creído. Siendo consientes como Pedro que sabemos e identificamos aquel quien nos ha salvado (6:69), a pesar, de las persecuciones, los problemas o las presiones que otros desean poner sobre nuestras vidas, nuestra respuesta en la tentación o prueba debe ser estimular a los otros a creer, antes de permitir que ellos nos aparten de la gloriosa verdad que hemos experimentado (2 Ti. 2:25

El creyente es aquel que ha conocido y ha sido liberado por la verdad (8:32), el velo se nos ha quitado por la misericordia y gracia divina (2 Co. 3:16; Ef. 9:5-9), no podemos estar dispuestos a negar nuestros valores con tal de ser aceptados por los demás, menospreciando aquel, que ha hecho tanto por nosotros, aunque estos ataquen procedan de la familia, de cercanos, del estado o cualquier otro lugar, debemos mantener firmes las bases que nos sostienen con hijos de Dios (Ef. 6:14). No podemos ceder, esto forma parte de las aflicciones que Cristo más adelante dirá que experimentaremos, pero que, El ha vencido para que nosotros en su victoria tengamos la autoridad y victoria de vencer contra las artimañas del maligno (16:33Ro. 8:37). 


Hermanos, este mundo está siendo gobernado por el príncipe de la potestad de las tinieblas, esto significa que, vamos a experimentar aflicciones y dificultades, satanás usara todo tipo de tentaciones para que apartemos la mirada de nuestro redentor, pero debemos resistir y el enemigo huira de nosotros (Stgo. 4:7), no solamente estamos buscando de Dios, ya tenemos una relación personal con El, y esto es más que suficiente, para que podamos expresar desde nuestra propia experiencia la grandeza de Dios y las maravillas del evangelio del cual nunca debemos avergonzarnos (Ro. 1:16). Amigo, tal vez, estés luchando con las situaciones que experimentas en tu vida, y están tratando de hacerte desviar la mirada del Señor, queremos animarte a que, sin importar cuales son aquellas cosas que están experimentando, sin importar, cual sea la situación, te des la oportunidad de clamar a Dios e indagar más personalmente de su poder y grandeza, porque un día ya no será posible (Is. 55:8-9), y si no arreglas cuentas antes de partir, lo lamentaras eternamente (Ap. 21:7-8), ven a Cristo. Dios te bendiga 

Acompáñanos a leer la Biblia en un año: Genesis 7-9 


Facebook
WhatsApp

Leave a comment

Conéctate con nosotros
Fokkerweg 26

Copyright © IBJR 2022. Todos los derechos reservados.