Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Promesas para levantar el animo

De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. (Jn. 14:12-14)


Jesús anima ahora a los discípulos a creer, a no permitir que sus dudas e inquietudes estorben la tarea que El les encomendaba para que hicieran. El no quería que ellos atrapados por las inseguridades o inquietudes perecieran, no deseaba que caminaran con una fe superficial o incompleta, en la obra de la cruz, El, les perfeccionaría, pero ahora, les anima a creer concientes de que ellos tendrán un mayor alcance ministerial que, El que El mismo tuvo en cierto sentido, porque llegarían a mas lugares, no se refiere al poder, pues, El es todo poderoso. Pero aun asi, centro su mensaje en palestina, y ellos llevarían la palabra alrededor del mundo (Hch. 1:8). A esto se refiere cuando habla de que harían mayores obras que las que El hizo. Un cumplimiento literal de esta profecía la vemos en (Hch. 2:41, 4:4) cuando El Espiritu Santo, salva la vida de siete mil personas en dos predicaciones, esto es mas de lo que Cristo logro en su ministerio.


Jesús ademas, no solo los anima diciéndoles que tendrían un ministerio mas grande, sino que, los anima desarrollar una vida devota en la oracion, tal como habían observado de El mismo (Mr. 1:35), para que tambien, asi como ellos vieron al padre obrar a través de Él, ellos también, puedan verlo obrar en sus vidas y ministerios. Ellos recibirían ayuda del Espíritu como les dirá más adelante (14:16), claro que ellos serian respaldado al pedir las cosas siempre en el nombre de Jesús, ciertamente, esto no debe verse como una fórmula mágica para que nuestras oraciones sean contestadas, mas bien, verse como un respaldo que Dios promete para con los que oran y buscan la voluntad de Dios afianzados en la obra del hijo (Mt. 7:7; 1 Jn. 5:14-15).


Los discípulos encontraron ánimo, no solo en las maravillas que les esperaban en la gloria celestial (Vv. 1-4), sino tambien en la obra ministerial que desarrollarían en la tierra, nosotros al igual que ellos tenemos tanto promesas que tienen que ver con la gloria, como promesas que tienen que ver con la vida diaria. Cada dia, nosotros hemos de afianzarnos en las escrituras buscando respuesta a nuestras preocupaciones o inseguridades, Dios tiene mandatos específicos, tiene consejos y principios que abarcan todas las areas de nuestras vidas (Sal. 19:7-9). Dios tiene el mismo deseo de animarnos, guiarnos, dirigirnos y fortalecernos por su Palabra, solamente podremos vencer las calamidades del pecado, si nos aferramos a ellas (8:32).


Al igual que para con ellos, El propósito central no es nuestro bienestar sino exaltar la gloria de Dios, su bondad a favor de los que le temen, todo en la persona y obra de aquel que lo entrego todo en la cruz para que en su muerte nosotros fuéremos enriquecidos (2 Co. 8:9). Las oraciones que hicieran, tendrían el poder de manifestar la gloria de Dios en su servicio, pero tambien, ellos podrían ver a Dios manifestarse en cada área de sus vidas, tal, como Dios desea hacerlo con nosotros. Dios tiene el poder para hacer las cosas mas alla de nuestra comprensión (Ef. 3:20-21), pero nosotros necesitamos la fe para creer y asi, poder ver al Señor obrar en nuestras vidas. Dios nos ha dado promesas, para que ejecutemos esta fe, y encontremos refugio en sus promesas que vienen a ser como una roca que nos sostendrán en los momentos de adversidad (Mt. 7:24-27).


Hermanos, la Biblia esta llena de promesas para todo tipo de situaciones, estas promesas ciertamente es necesario tomarlas en sus contextos e identificar las que tuvieron un propósito y son aplicativas y aquellas que apuntan para los que creen, pero en todo caso, Dios usa su Palabra para afirmar la vida de sus hijos (2 P. 1:4). Medita en las escrituras para que El Señor se glorifique en tus circunstancias, Amigo, Dios nos ha dejado su Palabra como un manual para la vida, este nos lleva de victoria en victoria y triunfo en triunfo si somo fieles a sus mandatos, pero para anhelar o lograr honrar la Palabra, es necesario, entregar tu vida a Cristo, El esta esperando que respondas con fe, acéptale y recibe su fortaleza y amor. Dios te bendiga


Acompáñanos a leer la Biblia en un año: Levítico 16-18


Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Leave a comment

Conéctate con nosotros
Fokkerweg 26

Copyright © IBJR 2022. Todos los derechos reservados.