Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Llevaron a Jesús de casa de Caifás al pretorio. Era de mañana, y ellos no entraron en el pretorio para no contaminarse, y así poder comer la pascua. Entonces salió Pilato a ellos, y les dijo: ¿Qué acusación traéis contra este hombre? Respondieron y le dijeron: Si este no fuera malhechor, no te lo habríamos entregado. Entonces les dijo Pilato: Tomadle vosotros, y juzgadle según vuestra ley. Y los judíos le dijeron: A nosotros no nos está permitido dar muerte a nadie; para que se cumpliese la palabra que Jesús había dicho, dando a entender de qué muerte iba a morir. (Jn. 18:28-32) 


El apóstol Juan, solo se preocupa por señalar que Jesús había sido enviado donde Caigas, pero no agrega muchos detalles, posiblemente, porque los otros habían escrito al respecto, lo interesante al relacionar los hechos en los sinópticos es que, identificamos por ejemplo (Mt. 26:57-68), que en este juicio informal los judíos junto a otros ancianos, habían determinado usar cualquier palabra en el testimonio de Cristo en su contra e incluso pagaron testigos falsos para que hablaran contra Jesús. Todo esto movido por su celo a la ley de Dios, que claramente Jesús evidencio, no era más que, ideologías humanas y vacías con apariencia de piedad (Mt. 15:8-9), todo esto nos lleva a la incongruencia de estos lideres religiosos, quienes estuvieron dispuestos a maltratar, engañar, falsificar datos, sacar de contestos palabras y finalmente acusar a un hombre inocente de muerte, pero por celebrar sus actividades con limpia conciencia “a sus ojos” no entran al pretorio, así quedar bien ante el pueblo y su hueca religiosidad, presos de la hipocresía denunciada por Cristo (Lc. 11:44-47).  


Las expectativas de los judíos para con Pilato, no era pequeña. La historia nos habla de sus acciones crueles con aires de superioridad y ellos querían hacer uso de esto, es interesante que, ellos eluden la respuesta para definir cuál era la acusación contra Jesús, ciertamente ver la turba pudiera ser estímulo para Pilato accionar, así que, ellos solo esperan que el decida eliminar sencillamente a Cristo, aun cuando este les concede encargarse ellos, simplemente, usan tecnicismos políticos para hacerse los desentendidos. Todo esto, mientras están planificando celebrar su pascua, su legalismo retorcido les impedía entrar al pretorio, sin embargo, buscan todos los medios para que muera el enviado de Dios, a quien rechazaron por que se oponía a sus intereses interponiendo los divinos (6:38), una incongruencia fatal.  


Por más extraño que parezca, hoy día, existen un sin número de personas que profesan ser hijas de Dios, pero sus vidas, se alejan de cualquier atisbo de la piedad que están reveladas en las escrituras, muchas de estas personas, profesan creer y conocer a Dios, pero sus acciones están divorciadas de sus hechos (Sal. 106:39), muchas veces la fe estas personas es más superficial que la creencia de los judíos quienes tenían al menos ideales precisos con un fundamento ideológico, pero lo que vemos hoy día en muchos casos, son personas que definen la existencia de Dios, por el razonamiento o sus sentimientos personales. su Dios es tan creado, como las falsas condiciones que les sostienen. Aunque no siempre son invenciones personales, sino que existen incluso declaraciones de fe maliciosas que solo procuran beneficiarse del nombre de Dios y la fe sin bases de muchos.  


La Biblia habla de que la fe de las personas debe estar definida por sus frutos (Mt. 7:20), estos han de definir si la persona realmente está comprometida con Dios, y no solamente sus palabras, recordemos que Jesús pronuncio una fuerte sentencia Vv. 21 no todos lo que profesan son salvos, sino aquellos que hacen su voluntad. Algo de lo que debemos cuidarnos hoy día, es de este tipo de fe, que se conforma con pronunciar, pero tiene poco compromiso con la ejecución de la voluntad de Dios, y esto va más allá de cuidarnos de hacer cosas malas, tiene que ver, con identificar si, estamos viviendo la Palabra de Dios para nuestras vidas, obedeciendo aquello que Dios desea ver en nosotros. Estamos llamados a vivir vidas transformadas (Ef. 4:24, Fil. 2:15), no solamente un postulado de la fe. 


Hermanos, hoy es un buen momento para identificar si el espíritu del fariseísmo se encuentro encubierto en nuestros corazones, si no sestamos preocupando más por limpiar lo exterior que lo interior de nuestros corazones (Mt. 23:27), esto, ciertamente seria horrendo tanto que, impediría cualquier posibilidad de comunión con Dios, exponiendo a los falsos creyentes a la condenación eterna. Amigo, posiblemente tengas algún tipo de fe, tocante a un ser supremo, sabes que la complejidad del universo no es por casualidad sino por, causalidad, alguien de manera intencional lo diseño, y ese es Dios. te invitamos a no quedarte solo en el creer, porque creer no da resultados eternos favorables (Stgo. 2:19). Ven a Cristo y experimenta la grandeza de su fe y lo glorioso del amor personal que el ofrece (Je. 31:3). Dios te bendiga 


Acompáñanos a leer la Biblia en un año: Levítico 26-27; Números 1 

Facebook
WhatsApp

Leave a comment

Conéctate con nosotros
Fokkerweg 26

Copyright © IBJR 2022. Todos los derechos reservados.