Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Jesús el camino exclusivo y directo al Padre 

No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. (Jn. 14:1-6


Los discípulos estaban consternados por los acontecimientos de aquella noche, Jesús hablaba de partir, uno le traicionaría, Pedro el líder, le negaría, y todo esto, preocupaba profundamente a los discípulos, estaban entristecidos, pudiera haber preocupación en sus corazones acerca de la seguridad de la fe que estaban profesando, así que, Cristo, los anima diciendo que no se dejen abrumar por la tristeza o la preocupación. Su partida, solo les otorgaría una eternidad gloriosa junto al Padre, la fe que ellos habían profesado, les habilito para estar en el cielo (Mt. 16:24-26), y este lugar estaba asegurado, por la promesa de Cristo, y la seguridad de que, El mismo vendría a tomarlos para pasar la eternidad junto a Él. A pesar de la consternación, Jesús le ofrece la seguridad que necesitan para que sus sentimientos no nublen la fe que profesaron.  


Jesús los anima, afianzando su fe, hablándoles sobre las maravillas que les aguardan en la gloria, Él les había prometido esta verdad (Lc. 22:30). Pero algunos como Tomas, muestran que les falta iluminación espiritual para comprender las Palabras del Señor. Él les explica que, la fe en El, era la seguridad que ellos tendrían al igual que cualquiera, para que pudieran tener una seguridad sobre el caminar con Dios. Una seguridad que no habían tenido mientras aguardaban la venida del Mesías, pero ahora, El Mesías había llegado y ningún sistema religioso, debilidad o duda pudiera estorbar la seguridad que Jesús ofrece para aquellos que creen en El (Hch. 4:12). Satanás quiso seguir haciendo estragos en sus mentes, pero Cristo que es la luz, les ofrece seguridad y esperanza en su dolor e inseguridad (Is. 40:29-31). 


Nosotros podemos encontrar seguridad y esperanza en las Palabras de Jesús como el acceso al Padre no solo en la fe, sino en todos los aspectos de la vida. Cuando sentimos que deambulamos en la vida, podemos tener seguridad en que El, nos guiara por el camino correcto, cuando haya dudas sobre qué acción tomar, sabemos que Él es la verdad, cuando vengan pensamientos de dolor, angustia o tristeza, donde sentimos que nos falta el aliento, Él es la vida. Cristo ofrece una vida abundante que afectara cada aspecto de nuestro ser (10:10). Habrá momentos en los cuales, al igual que los discípulos, experimentamos dudas y confusiones en nuestro diario vivir, pero podemos volver al Señor y encontrar refugio y consuelo en sus promesas (2 P. 1:4).  


En un momento histórico donde hay tantas religiones en ocasiones podemos caer presa de las dudas, cuando las cosas no salen como deseamos, cuando escuchamos o vemos personas que profesan fe, caer en prácticas horribles evidenciando su falta de piedad, personas que como Jesús expreso son falsos creyentes (Mt. 7:15), las aparentes pugnas entre quienes profesan tener el camino directo a Dios, los cuestionamientos que se le hacen a las escrituras, etc. Pero más allá de todas estas inquietudes, Jesús nos dejó un manual claro y un precedente que no puede ser violado, solo El, entrego su vida por salvarnos, y solo El resucito y está a la diestra de Dios (Hch. 5:31; Col. 3:1). No estamos siguiendo un sistema religioso iniciado por algún emprendedor, sino que, obedecimos el evangelio de la salvación del único Dios que se ha revelado y pagado por nuestros pecados (1:1, 12-14). Aunque se levanten personas haciendo señales y maravillas, recordemos que la salvación solo está en Jesús (3:16Hch. 4:12).  


Hermanos, ciertamente habrá cosas que el enemigo use para hacer tambalear nuestra fe, en ocasiones serán nuestras debilidades, otras veces serán los errores o las dificultades de la vida, en ocasiones pueden ser el mal ejemplo de otros, aunque tenemos que enfocarnos solo en Jesús (He. 12:2), pero nunca hemos de olvidar las palabras que Dios compartió para su iglesia, nada podrá apartarnos del amor de Dios una vez que abrazamos la fe (Ro. 8:37-39). Amigo, puedo identificarme con tu confusión, hoy día, cualquier lugar puede autoproclamarse iglesia, los falsos maestros y creyentes usan la llamada libertad de expresión para cometer toda clase de herejías y confundir así a las personas, esto es parte del engaño de satanás, pero solo la verdad te hará libre (2 Ti. 2:25-26), ningún sistema religioso te puede dar la vida que varadamente necesitas y la libertad del pecado, sino solo Jesús (8:36), ven a Cristo y obtén la seguridad que estas buscando, si realmente estas buscando el camino (8:47ª). Dios te bendiga 


Acompáñanos a leer la Biblia en un año: Levítico 10-12 


Facebook
WhatsApp

Leave a comment

Conéctate con nosotros
Fokkerweg 26

Copyright © IBJR 2022. Todos los derechos reservados.