Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

EL amoroso servicio de Cristo por los suyos 

Sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba, se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies? Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; más lo entenderás después. Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. Le dijo Simón Pedro: Señor, no solo mis pies, sino también las manos y la cabeza. Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio (Jn. 13:3-10ª


Ya Cristo era consciente de que, Dios había entregado todo en su mano (3:35), Cuando Pablo habla sobre la encarnación de Cristo, no solo menciona su gran humillación sino su futura exaltación (Fil. 2:5-11), Ahora Cristo está manifestando fuerza sobre la próxima agonía de la Cruz, y quiere ahora sabiendo que ya iría a la presencia de Dios, realizar un acto de humildad exorbitante para trazar un ejemplo para los suyos, este tipo de trabajo era realizado por los esclavos o siervos de los hogares, pero como aquí, no había, Jesús, siendo el soberano y creador de todo (1:3), decide humillarse y servirles en este labor reservada para los siervos de más baja posición en un hogar.  


En estos momentos, cuando esta próximo, a la cruz y los martirios que, esta conllevaba. Cristo, está pensando más en los discípulos que en si mismo. No solo paso un paño a los discípulos aparentando una humidad, sino que, lavo completamente los pies de los discípulos comprometiéndose con esta tarea (Ef. 2:5). Pedro, era consciente del sucio que tomaban los pies usando unas pobres sandalias, así que, no desea ver a su maestro cometer tal acto de humillación, Jesús le explica que era algo que debía hacer y convicto para tener parte con Dios, Cuando Pedro comprender su error pide una limpieza más extensa, pero, Cristo le enseña nuevamente que ellos ya estaban limpios por la Palabra y su alma habiendo sido ya apartada por Dios, no necesitaba sino, solo lavarse los pies (1 Co. 6:11). 


Jesús fomento el servicio como algo puntual e importante para sus hijos (Mt. 23:11) señala que aquel que desea ser el primero debe ser paradójicamente, debe ser el siervo de todos, porque es en esa posición que Dios exalta. Además aquí aprendemos que, Jesús hace una obra especial de limpieza con aquellos a quienes salva. A ellos Él les imparte su justicia (2 Co. 5:21). Toda esta sección que Juan nos narra tiene muchas aplicaciones de la obra de humillación del Padre, como paralelos, que están ilustrados en la misma actividad física que realizo. Siendo el más sobresaliente, el de establecer una senda que debamos seguir cada uno, cuando se trata del servicio en su obra y la entrega para con los demás (1 Jn. 2:6


Como creyente en ocasiones podemos olvidar que, todo aquello que Dios en su misericordia nos otorga es precisamente por su gracia, es común hoy dia, encontrar a llamados creyentes exigiendo y demandando cosas a Dios, ignorando que lo único que merecemos es la condenación por nuestros pecados, y que cada cosa que tenemos o recibimos es producto de su amor y gracia. Por eso se nos llama a ser agradecidos por las facilidades que hemos obtenido en Cristo (Col. 3:17b). Nosotros tenemos el privilegio de ser favorecidos por Dios, porque, hemos sido alcanzados por la obra de Cristo (Ef. 1:3). Todo lo que venga a nuestras vidas después de esto, solo es una muestra del gran amor de Dios.  


Hermano, ten la confianza de acercarte al trono de Dios, cuando las cosas no están saliendo como deseas, pero consciente de que, lo más importante es definir cuál es la voluntad de Dios para con cada uno (Ro. 12:2), Dios tiene un amor especial para con cada uno, y este amor, lo manifiesta de diferentes maneras. Y una de las más grande es no tomando encuentra nuestros pecados (Sal. 103:10). Amigo, Dios te ama, esta es la razón por la que Cristo padeció en la cruz para darte una oportunidad de salvación (3:16). Lo que ahora debes entender es, que, sin Cristo, aquellas bondades que Dios desea mostrarte no serán completas, aunque ya, El hace salir muchas de sus bondades para con todos (Mt. 5:45). Pero su compromiso es con aquellos que le aman y hacen su voluntad (14:21), ven hoy rendido a Cristo. Dios te bendiga 


Acompáñanos a leer la Biblia en un año: Éxodo 35-37 


Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp

Leave a comment

Conéctate con nosotros
Fokkerweg 26

Copyright © IBJR 2022. Todos los derechos reservados.