Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La obra de Cristo a favor del creyente

 

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella. (Juan 1:1-5)

 

El apóstol Juan comienza hablando de los inicios de la creación, declarando, que antes que todas las cosas existieran, ya Dios existía en su perfecta deidad. En esta eternidad se resalta, la persona y preexistencia de Jesús (Col. 1:17; Ap. 1:8), aquí vemos tanto su poder para crear el mundo y todo lo que existe Vv. 3, como el poder en su existencia que terminaría en la cruz trayendo la restauración que el hombre necesitaba para volver a Dios, luego de que, cayéramos y nos apartáramos a causa del pecado (Ro. 6:23ª).

 

Ahora, sin embargo, por la obra de la cruz encontramos por fe, la vida. La vida espiritual que nos capacita para poder vencer, la influencia total, que tenía el pecado sobre nuestras vidas (Jn. 8:34-36), ya que ahora en la cruz de Cristo, al ser iluminados por el evangelio hemos encontrado libertad, y renacidos para una nueva relación personal con Dios, favorecidos completamente por Cristo.

 

Es maravilloso entender más sobre nuestro exaltado salvador, encontramos esperanza en su eternidad, puesto que, Así como vive eternamente viviremos junto a Él (2 Ti. 2:11), sus promesas, tocante al futuro son fieles y verdaderas para nosotros. Encontramos alegría, al saber que, hemos sido liberados del reino de las tinieblas, perteneciendo ahora por la fe al reino de la luz.

 

También encontramos seguridad ya que, a pesar de nuestras luchas, nuestras almas están escondidas en Cristo y no podremos ser separados de su regazo (Jn. 10:28). Al ser iluminados con Cristo, y caminar con El, la salvación nos asegura estas y otras maravillas por las cuales debemos regocijarnos en Dios. Su victoria en la cruz es innegable (Jn. 3:16-17), por lo cual, podemos vivir confiados de sus promesas, entendiendo que ninguna de sus promesas caerá a tierra, ahora somos coherederos juntamente con Cristo, de todos sus logros en la cruz.

 

Hermanos, son incalculables los beneficios que hemos recibido por la fe, y es segura la dirección que Dios nos ofrece, a pesar de las vicisitudes de la vida. No dejes que tu luz se apague por los embates del camino, no permitas que las circunstancias roben de tu corazón, el entendimiento de todo lo que hemos recibido por la fe en Cristo, pues es mucho más lo que tenemos que lo que pudiera faltarnos.

 

Amigo si aún estas sin Cristo, aún andas buscando significado a tu vida y conocer más sobre la eternidad. Jesús es la respuesta que tu alma necesita. Es solo a través de Él, que recibiremos sus abundantes riquezas espirituales y personales, cuando mires a Jesús con fe y arrepintiendo que tus ojos entenderán la verdad y serás afirmado en la vida y por toda la eternidad, serás más que creación de Dios, serás su hijo, pide en oración a Dios que abra tus ojos, para vivir por fe. Dios te bendiga.

 

Acompáñanos a leer la Biblia en un año: Mateo 1-3

 

Leave a comment

Conéctate con nosotros
Fokkerweg 26

Copyright © IBJR 2022. Todos los derechos reservados.