Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Procurando solo la gloria de Dios


Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo. Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo. (Jn. 6:14-15)


Esta multitud de judíos, quedo completamente admirada por la gran provisión, sin que ninguno, quedara en necesidad. Puede ser que la referencia del Mesías comparado con Moisés (Dt. 18:15), estuviera penetrando en sus corazones en ese momento. Por que Dios en su bondad por medio de Moisés, alimento a una gran multitud en el desierto (Ex. 16:6-18), así que ya en este día tienen la referencia de Cristo como Mesías, por sus enseñanzas, por la sanidad de los enfermos, y ahora por la provisión económica a sus necesidades. Asi que la conclusión de aquella gran multitud fue, no la de honrar a Dios por sus maravillas, sino en pensar como este Jesús podía prepararse para enfrentar a los romanos por su opresión. Coronando a Cristo como rey sobre Cesar.


Jesús tuvo compasión de ellos, El provecho para sus necesidades, hizo milagros y maravillas en medio de ellos, todo este mismo dia. Pero a pesar de tener la misma dignidad de Dios, sabía que su propósito era mucho mayor que toda la honra que pudiera recibir en esta tierra (Mt. 4:8-10), Cristo estaba comprometido con hacer la voluntad de Dios y procurar su gloria en cada aspecto de su vida y ministerio. Si alguien merecía reconocimiento fue Cristo. Pero, no vino a buscar reconocimiento, sino a llevar el corazón de los hombres a Dios (Lc. 19:10). 


Además de esto, su rechazo viene, porque los motivos de estos eran vanos y materiales, no espirituales, no importa cuanto vieran no se saciarían, así que Jesús vano intento.

Resulta interesante que, en ocasiones, cuando tenemos las necesidades básicas de salud, comida y un techo hay una inclinación más natural por buscar de Dios, no por lo que El es, sino por lo que puede darnos, esta actitud aparentemente inocente, no es agradable delante de Dios. En su búsqueda de beneficios humanos, rechazarían la grandeza de Dios (Pr. 27:7). Salomón también expreso (Ec. 5:10b) El que ama el mucho tener no sacara fruto… Esta actitud superficial Jesús la reprende mostrando que Dios busca corazones contritos y quebrantados, no personas interesadas que no entiendan la verdadera necesidad en sus corazones (Vv. 26-27)


Hermanos, podemos apresurarnos a identificar que esta multitud amaba a Dios, solo por el beneficio que le había dado o por la satisfacción a su necesidad. Sin embargo, nosotros en ocasiones caemos en el mismo ejemplo de disolución, no debemos amar a Dios solo por aquello que hace por nosotros, sino por el amor que El nos ha mostrado y por la posición de grandeza en la que se encuentra (Sal. 145:3). 


Amigo, la única manera de ver la gloria de Dios obrando en tu vida es, a través de la obra de la cruz. Jesucristo debe salvar tu alma, para al justificarte (Ro. 5:1), puedas comenzar a hacer las cosas que le agradan según el puro afecto de su voluntad, la mejor manera e vivir, es a través del prisma, de la gracia divina, Dios te bendiga.


Acompáñanos a leer la Biblia en un año: 1 Corintios 1-3

Facebook
WhatsApp

Leave a comment

Conéctate con nosotros
Fokkerweg 26

Copyright © IBJR 2022. Todos los derechos reservados.